El mar Caribe, una joya biodiversa que debe conservar la sociedad colombiana.

El mar Caribe, una joya biodiversa que debe conservar la sociedad colombiana.

El mar territorial colombiano, con costas en el mar Caribe y el océano Pacífico, comprende unos 2.070.408 km2 , lo cual significa que cerca del 50% del territorio nacional es marítimo. Esta otra mitad del territorio, emblemática por sus recursos naturales, se encuentra debilitada ante los constantes impactos ambientales derivados de la actividad humana.

Entre el inventario de beneficios que tiene el mar colombiano se encuentran sus servicios ecosistémicos, ya sea la regulación del clima, ser fuente de alimento, agua, minerales e hidrocarburos; como espacio estratégico para las comunicaciones, el transporte, el turismo y la recreación, o para adelantar el paso hacia energías renovables, en las que el viento, las mareas, el oleaje o incluso el gradiente geotérmico entre aguas superficiales y profundas serán los mecanismos que se irán adoptando gradualmente en la transición energética (Franco Herrera, 2022).

Conforme pasa el tiempo, la preocupación por una gestión sostenible del mar crece, el aumento del turismo, el crecimiento de las ciudades costeras y las actividades económicas dependientes de los ecosistemas marinos merece impulsar acciones en su sostenibilidad.

El Distrito de Santa Marta, un majestuoso territorio del caribe colombiano se ha consolidado en los últimos años como la ciudad de recepción de la comunidad colombiana por sus particulares características geográficas, una ciudad en medio del mar, la ciénaga del Magdalena y el Parque Nacional Natural la Sierra Nevada de Santa Marta. Una joya azul y verde para Colombia y América Latina. Ahora confronta las necesidades derivadas del crecimiento poblacional y los impactos de la vida de ciudad, gestión integral de sus residuos sólidos, el tratamiento y disposición de las aguas residuales domesticas e industriales, una política de turismo ecológico y de gestión de la conservación de ecosistemas marinos.

Intervención social Taganga, Santa Marta
Intervención social Taganga, Santa Marta

Según el Diagnóstico y Evaluación de la Calidad de las Aguas Marinas y Costeras en el Caribe y Pacífico Colombiano, realizado por el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar), la bahía de Santa Marta es una de las playas más contaminada de la ciudad, relacionadas con las actividades portuarias, turísticas y comerciales. A ello se suma la descarga de aguas residuales del río Manzanares, junto a las severas necesidades de saneamiento y tratamiento de aguas residuales en diferentes sectores del distrito como Taganga, el Rodadero y Santa Marta centro (Hoy El Diario de Magdalena, 2018).

Las actividades humanas se han convertido en amenazas para la biodiversidad marina, en especial para los ecosistemas que acoge el litoral de Santa Marta, entre ellos, pasto marino, el litoral rocoso, la playa de arena y rocas, y las comunidades coralinas. Estos ecosistemas han sido afectados de manera sistemática y reducidos en el tiempo, perdiendo capacidades estratégicas como el almacenamiento de “carbono azul”, el cual es dióxido de carbono de la atmosfera y de los océanos, clave para mitigar el cambio climático, además de ser importantes como zonas de amortiguación ante riesgos naturales y antrópicos que protegen a los demás ecosistemas de su área de influencia.

Cambio Sostenible aporta a la conservación del mar Caribe
Cambio Sostenible aporta a la conservación del mar Caribe

Un llamado a la acción a las comunidades.

Cambio Sostenible se ha movilizado en pro de la conservación de la vida marina, y ha realizado actividades de promoción de cuidados del mar con comunidad local, pescadores, agentes de turismo y turistas de otras regiones del país. Allí ha recopilado diferentes percepciones de las personas, sus compromisos y aportes sobre las posibles soluciones a la gestión sostenible del mar colombiano en la bahía de Santa Marta.

Un trabajo colaborativo y asociativo.

Las personas de la comunidad esperan que las acciones de educación y promoción de la conservación lleguen al mayor número de personas que interactúan con el mar y las costas de Santa Marta, para ello sugiere una estrategia de trabajo en redes con diferentes sectores y actores, entre ellos el sector turístico, comercial, la academia, la sociedad civil y el gobierno local.

Cultura ciudadana en familias en situación de vulnerabilidad.

Voces de la comunidad local recomiendan la intervención social de familias en situación de vulnerabilidad y su gestión colectiva a necesidades de saneamiento básico, como lo son el acueducto y alcantarillado, para ello aportan el llamado a que se promuevan las rutas de atención con las autoridades locales.

Intervención social en Santa Marta

Promoción de la biodiversidad.

La comunidad espera recibir información relacionada con la riqueza en fauna y vegetación marina que la rodea de manera práctica, dinámica y con enfoque artístico y de recuperación de los valores culturales del cuidado del agua y los ecosistemas marinos.

Cambio Sostenible está comprometido con la sostenibilidad de los ecosistemas acuáticos y de las comunidades en Colombia. Espera aunar esfuerzos para lograr una gestión sostenible del mar Caribe.

 

Escribió para Cambio Sostenible

Kenny Stiven Espinoza

Ingeniero Ambiental

 

Bibliografía

Franco Herrera, A. (21 de Noviembre de 2022). La visión que requieren los biólogos marinos para proteger los océanos. El Tiempo. Obtenido de https://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/el-primer-programa-de-biologia-marina-del-pais-cumple-60-anos-718520

Hoy El Diario de Magdalena. (30 de Octubre de 2018). Obtenido de https://www.hoydiariodelmagdalena.com.co/archivos/157571/la-bahia-es-la-playa-mas-contaminada-que-hay-en-la-ciudad/

Salazar, L.; Acosta, A.; Romero-Tibabuzo, C.; Guerrero-Kommritz, J.; Acero, A.; Dueñas, P.; Campos, N.; Borrero-Pérez, G.; Puyana, M.; Díaz, C.; Zea, S.; Bocanegra, V.; Ruiz-Pino, D. 2021. Fauna Marina: Bahía de Taganga, Caribe colombiano. Editorial Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá, Colombia. 140 p.